La carta abierta de varios cientos científicos y periodistas científicos rusos

Nosotros, cien­tí­fi­cos y perio­dis­tas cien­tí­fi­cos de Rusia declaramos:

Nuestra deci­di­da pro­tes­ta con­tra las accio­nes mili­ta­res lan­za­das por las fuer­zas arma­das de nues­tro país en el terri­to­rio de Ucrania. Este paso fatal con­du­ce a una enor­me pér­di­da de vidas y soca­va los cimien­tos del sis­te­ma exis­ten­te de segu­ri­dad inter­na­cio­nal. La res­pon­sa­bi­li­dad de des­atar una nue­va gue­rra en Europa recae ente­ra­men­te en Rusia.

No hay jus­ti­fi­ca­ción razo­na­ble para esta gue­rra. Los inten­tos de uti­li­zar la situa­ción en Donbass como pre­tex­to para des­ple­gar una ope­ra­ción mili­tar no ins­pi­ran nin­gu­na con­fian­za. Es obvio que Ucrania no repre­sen­ta una ame­na­za para la segu­ri­dad de nues­tro país. La gue­rra con­tra ella es injus­ta y fraan­ca­men­te inútil.

Ucrania ha sido y sigue sien­do un país cer­cano a noso­tros. Muchos de noso­tros tene­mos fami­lia­res en Ucrania, ami­gos y cole­gas en el tra­ba­jo cien­tí­fi­co. Nuestros padres, abue­los y bisa­bue­los lucha­ron jun­tos con­tra el nazis­mo. Desatar una gue­rra por el bien de las ambi­cio­nes geo­po­lí­ti­cas del lide­raz­go ruso, impul­sa­do por dudo­sas fan­ta­sías pseu­do-his­tó­ri­cas, es una trai­ción cíni­ca a su memoria.

Respetamos la con­di­ción de Estado ucra­niano, que se basa en ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas que real­men­te fun­cio­nen. Somos com­pren­si­vos con la elec­ción euro­pea de nues­tros veci­nos. Estamos con­ven­ci­dos de que todos los pro­ble­mas en las rela­cio­nes entre nues­tros paí­ses pue­den resol­ver­se pacíficamente.

Al des­atar la gue­rra, Rusia se con­de­nó al ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, a la posi­ción de un esta­do cana­lla. Esto sig­ni­fi­ca que noso­tros, los cien­tí­fi­cos, aho­ra no podre­mos hacer nues­tro tra­ba­jo nor­mal­men­te: des­pués de todo, rea­li­zar inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas es impen­sa­ble sin la ple­na coope­ra­ción con cole­gas de otros paí­ses. El ais­la­mien­to de Rusia del mun­do sig­ni­fi­ca una mayor degra­da­ción cul­tu­ral y tec­no­ló­gi­ca de nues­tro país en ausen­cia total de pers­pec­ti­vas posi­ti­vas. La gue­rra con Ucrania es un paso hacia la nada.

Es amar­go para noso­tros dar­nos cuen­ta de que nues­tro país, que hizo una con­tri­bu­ción deci­si­va a la vic­to­ria sobre el nazis­mo, se ha con­ver­ti­do aho­ra en el ins­ti­ga­dor de una nue­va gue­rra en el con­ti­nen­te euro­peo. Exigimos el cese inme­dia­to de todas las ope­ra­cio­nes mili­ta­res diri­gi­das con­tra Ucrania. Exigimos res­pe­to por la sobe­ra­nía y la inte­gri­dad terri­to­rial del Estado ucra­niano. Exigimos paz para nues­tros países.

(gra­cias por la tra­duc­ción a Magdalena Garrido Caballero)

  24.02.2022